domingo, 2 de octubre de 2016

Dios, Espíritu Santo


Dios, Espíritu Santo

Sola anduve vagando por la vida,
me bebí de la gente su locura,
degusté del sabor de la amargura
y quisiera cerrar al fin la herida.

Hoy he visto una luz resplandeciente
en tus ojos brillantes cual estrellas,
y palpo la ternura de las huellas
de tus manos de amor, sobre mi frente.

Mi deseo es estar siempre a tu lado,
que tu cerco me impregne de pureza
ayudando a los pobres con presteza

y que nunca haya un niño abandonado.
Dios, Espíritu Santo en mi cabeza
derrama tu luz blanca con firmeza.

Chelo Álvarez

1 comentario:

AMBAR dijo...

Maravilloso, gracias Chelo.
Un abrazo.
Ambar

Seguidores